Categoría: NOTICIAS Y EVENTOS

bacterias-industria-alimentaria-1-1024x859

Combatir las bacterias más comunes en la industria alimentaria

Combatir las bacterias más comunes en la industria alimentaria

Prensa Eurosanex

Blog Image Blog Content

Todos conocemos de sobra que las principales causas de intoxicaciones alimentarias se producen por una mala práctica en la manipulación de los alimentos. Las bacterias son los patógenos más habituales en los alimentos y combatirlas en la industria alimentaria es una tarea que se hace muy necesaria.

Hay especialmente, cuatro bacterias muy comunes en la industria alimentaria a las que debemos prestar mucha atención. Se trata de la bacteria E. Coli, la Listeria monocytogenes, la Salmonella y el Staphylococcus aureus.

En la industria alimentaria debemos prestar mucha atención a las bacterias E. Coli, la Listeria Monocytogenes, la Salmonella y el Staphylococcus aureus

– La bacteria Escherichia Coli la encontramos, sobre todo, en la carne de res cruda o poco cocinada, en los productos frescos crudos y en el agua contaminada o sin un adecuado tratamiento de potabilización.

– La Listeria monocytogenes, la encontramos en alimentos refrigerados, en los alimentos listos para consumir a base de carne de res, pollo o pescado, en la leche cruda, en los quesos blandos, en las verduras con un excesivo almacenamiento en origen y en los productos en conserva o ahumados.

– La Salmonella, por su parte, la encontramos en los huevos crudos en primer lugar y todos los derivados en cuya elaboración se utiliza huevo crudo (mayonesa, clara batida o leche con huevo.) También podemos encontrarla en aves crudas o poco cocinadas y en alimentos ya elaborados que se dejan a temperatura ambiente durante varias horas.

– Y, por último, el Staphylococcus aureus está presente en los alimentos cocinados ricos en proteínas, como el jamón cocido, la carne de ave, los productos de pastelería (sobre todo los rellenos de crema), los productos lácteos y las ensaladas.

Éste último, está presente en las industrias alimentarias en suelos, agua y aire, utensilios y superficies. Se trata de uno de los patógenos no formadores de esporas más resistentes, pudiendo sobrevivir durante largos periodos de tiempo en ambientes sin humedad.

Su capacidad para producir en pocas horas enterotoxinas resistentes al calor, la convierte en una bacteria causante de un gran número de intoxicaciones alimentarias. Estas toxinas pueden producir náuseas, diarreas, vómitos de manera intensa, pero de corta duración, de varias horas a un día. La toxina actúa rápidamente, manifestándose los síntomas a las pocas horas de haber consumido el alimento contaminado.

La presencia de todas estas bacterias comunes en la industria alimentaria indica la falta de higiene durante el proceso de elaboración de los alimentos, las deficientes prácticas higiénicas de los manipuladores, el diseño inadecuado de los procesos de limpieza y desinfección o los inadecuados productos utilizados durante estos procesos.

El  desengrasante bactericida y fungicida DETIAL D-400 es muy efectivo frente a las bacterias Escherichia Coli y Listeria Monocytogenes

Por tanto, un programa general de higiene bien establecido en esta industria y la utilización de productos desinfectantes especialmente diseñados para eliminar y prevenir de forma eficaz la presencia de estas bacterias, es la solución definitiva para combatirlas.

Así, por ejemplo, el limpiador desengrasante bactericida y fungicida DETIAL D-400 es un producto especial, que limpia y desinfecta superficies y equipos de la industria alimentaria con gran eficacia, especialmente, de la industria cárnica, pesquera, conservera o de bebidas.

Gracias a su especial fórmula se utiliza para desinfectar todo tipo de maquinaria, superficies y equipamientos diversos. Es efectivo frente a un amplio espectro de microorganismos, y muy apropiado para Escherichia Coli, Salmonella o Listeria monocytogenes.

Pero, por otra parte, el limpiador desengrasante desinfectante DETIAL B-600, muy espumante y altamente alcalino, lo podemos utilizar para limpiar, desengrasar y desinfectar en la industria alimentaria conservera, láctea, cárnica y de bebidas y combatir bacterias como Escherichia coli, Staphylococcus aureus. Este detergente clorado espumante es particularmente eficaz en superficies de trabajo, equipos, paredes y suelos de habitáculos especialmente sucios, así como en las explotaciones ganaderas.

No podemos olvidar que las bacterias patógenas en alimentos son nocivas para el cuerpo humano y controlarlas desde la industria alimentaria es obligatorio. El reglamento comunitario 852/2004 de 29 de abril de 2004 sobre higiene de los productos alimenticios establece la obligatoriedad de las empresas alimentarias de crear, aplicar y mantener un sistema de autocontrol basado en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC). Uno de los aspectos esenciales del sistema APPCC es la higiene, ya que la calidad del producto depende de la limpieza que presenten los equipos y utensilios, así como las instalaciones.

Utilizar los mejores productos de limpieza profesional nos ayudará a que los locales estén limpios, a que el equipo y los utensilios de trabajo estén desinfectados al inicio de la jornada y puedan limpien durante su utilización, cuando se contaminen o cuando se finalice la producción; y a que los productos alimentarios tampoco se contaminen durante la limpieza.

leche

“Nicaragua en este momento es el principal productor de leche (de la región), con unos 4.5 millones de litros diarios”

“Nicaragua en este momento es el principal productor de leche (de la región), con unos 4.5 millones de litros diarios”

Nicaragua es el menor consumidor de la región, solo 81 litros per cápita anuales, según la FAO, un galón de leche no llega a 34 córdobas, hasta hace dos semanas el galón de leche logró alcanzar los 45 córdobas en sectores cercanos y 38 en lugares alejados, setenta por ciento de la producción láctea del país se está exportando a Estados Unidos y Centroamérica, porque de otra manera los productores irían a la quiebra.